Portada » EEUU

EEUU

La Fed valida la decepción

El comunicado de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos confirma la idea de que será difícil doblarle la espalda a la inflación y que navegaremos con tasas de interés elevadas prácticamente durante todo el 2023. ¿Cuánto? No sabemos. Eso es lo más grave. La incertidumbre va a seguir aportando muy bajos retornos en muchos segmentos de los mercados financieros, sobre todo aquéllos que sean afectados por mayores tasas de interés y un menor crecimiento económico. La nueva narrativa no deja espacio para posiciones muy arriesgadas y hace de nuevo brillar al efectivo como una alternativa viable.

Deseo y decepción… en los mercados

El panorama para las bolsas seguirá siendo malo y el del mercado de deuda también, al menos en los próximos meses. No nos sorprendería que vuelva a ser atractivo el tema de apostar en bonos que se ajustan a la tasa de inflación.

El menos feo de la ¿fiesta?

En un contexto muy adverso, la moneda mexicana luce como la “menos dañada”. Mientras la narrativa sea la misma, persista la diferenciación de Estados Unidos contra otros desarrollados y no haya episodios fuertes de aversión al riesgo, no suena razonable apostar en contra del peso.

Moderación entendible

A los inversionistas se les está juntando un escenario renovado de incertidumbre con respecto a un posible descenso de la inflación, con una desaceleración más aguda del crecimiento.

¿Qué tanto es menos incierto el escenario de inflación?

Los mercados se entusiasmaron con el dato de inflación de julio en EU que ubicó al movimiento general de precios en un nivel sustancialmente menor que el mes anterior; sin embargo, el progreso era esperado y en los adentros del cálculo se nota mucha presión, en especial en rubros en donde costaría mucho trabajo reducirla. Esto pasa también en México.

Inflación EEUU: Sorprende a la baja

El dato de inflación que se publicó hoy fue positivo. El comportamiento futuro de esta variable enfrenta riesgos. En cuanto a riesgos al alza, destaca un posible repunte en la inflación no subyacente si Rusia afecta nuevamente el suministro internacional de alimentos y sobre todo de energía. En cuanto a riesgos a la baja, sobresale la posibilidad de una recesión en la economía norteamericana que permita descensos adicionales en la inflación.