Reporte Semanal: Economía

Los datos económicos de Estados Unidos comienzan a mostrar un comportamiento mixto. Es posible observar medidas de confinamiento más estrictas en un intento de aplanar una segunda ola de coronavirus que se mantiene al alza. Por otra parte, los estímulos fiscales y monetarios podrían continuar en tanto no se vislumbre un riesgo importante de inflación.

Si bien la demanda por exportaciones mexicanas podría beneficiarse de una mejor situación en los países avanzados (principalmente por la extensión de estímulos en dichas regiones), el deterioro al interior de la economía doméstica es tan fuerte que probablemente observaremos crecimientos muy bajos o prácticamente nulos en la producción de México.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

La semana pasada:

La continuación de estímulos fiscales en las principales economías del mundo opacó temporalmente la aceleración de contagios de COVID-19.

El Consejo Europeo aprobó un programa de rescate por €750 mil millones de euros (equivalente a $860 mil millones de USD) para los 27 países de la región. De este monto, €390 mil millones de euros (mde) corresponden a subsidios y €360 mil mde a préstamos. Los países más golpeados por la pandemia recibirán el mayor apoyo, destacando la línea de €200 mil mde entre subsidios y préstamos que se asignará a Italia.

En cuanto a los detalles de este paquete, los recursos se levantarán a través de la emisión conjunta de deuda con vencimiento a 2058 y saldrán del presupuesto de la Unión Europea. Se propone la creación de algunos impuestos relacionados con la emisión de contaminantes y ciertos rubros de la economía digital, así como disminuciones en la carga fiscal de los países más disciplinados en ese ámbito (entre ellos Alemania).

En Estados Unidos, la próxima semana vencen los estímulos fiscales por $2 billones de dólares que se aprobaron a finales de marzo pasado para mitigar el impacto de la crisis. El mercado descuenta que, al igual que la Reserva Federal, el gobierno norteamericano continuará con la inyección de recursos en la economía para contener el daño económico generado por la pandemia.

El nuevo monto del paquete de estímulos fiscales podría ubicarse entre $1 y $3 billones de dólares, dependiendo de las negociaciones entre los partidos en el poder (los republicanos proponen que el nuevo paquete no sea de un monto tan elevado). Independientemente de la cantidad que resulte, se espera una extensión de los beneficios por desempleo; una nueva ronda de cheques del gobierno para las familias; la extensión del programa de cobertura para pagos de nómina (Payment Protection Program); protección a acreedores; financiamiento a gobiernos locales, entre otras medidas. La pregunta principal se centrará en si los grandes corporativos norteamericanos volverán a ser rescatados por el gobierno, pues al parecer en esta ocasión no se descontarán impuestos sobre nómina.

Mientras no se manifieste un riesgo importante sobre la inflación o la estabilidad de las finanzas públicas, los estímulos fiscales y monetarios podrían continuar.

En Estados Unidos:

En información económica, las ventas de casas existentes crecieron 20.7% a tasa mensual en junio (vs. 24.5% esperado por el mercado). En más datos, las solicitudes iniciales del seguro de desempleo se ubicaron en 1.41 millones contra un pronóstico de 1.25 millones. Esta cifra persistentemente elevada sugiere que las empresas continúan reestructurando, pues en muchos casos no operan al 100% de su capacidad (30% como máximo en algunos sectores). Asimismo, se detectó que en estados como California las solicitudes se han disparado por el tema de los recontagios en la región y, en otros casos, porque los beneficios que se obtienen por desempleo son mayores al sueldo que se percibe.

En más datos, el índice de indicadores adelantados, indicador que permite anticipar la dirección y magnitud de los movimientos del PIB, creció 2.0% m/m en junio después de aumentar 3.6% m/m en mayo. En más información positiva, las ventas de casas nuevas crecieron 13.8% m/m en junio al pasar de 682 a 776 miles de unidades anualizadas.

La nota mixta la dieron los índices PMI manufacturero y no manufacturero de julio al mostrar aumentos menores a los esperados. El índice de manufacturas pasó de 49.8 a 51.3 puntos (52.0 puntos estimado del consenso). Por su parte, el índice de servicios se mantuvo por debajo del umbral de los 50 puntos al pasar de 47.9 a 49.6 puntos. Después de los fuertes rebotes observados en junio, parece que la actividad podría comenzar a estabilizarse sobre niveles bajos.

En México:

En cuanto a México, las ventas al menudeo crecieron apenas 0.8% m/m en mayo después del desplome de (-)22.4% m/m registrado en abril. El consumo no ha logrado repuntar en nuestro país debido a los elevados niveles de desempleo que se registran.

La semana pasada se conoció la inflación de la primera quincena de julio, misma que se ubicó en 0.36% (0.23% estimado INVEX y 0.29% promedio del mercado). La presión vino tanto de componente subyacente como no subyacente, principalmente gasolina. Con este resultado, la inflación anual se ubicó alrededor de 3.59%, ya en la parte alta del intervalo de inflación objetivo de Banco de México (3.0% +/- 1.0%).

A pesar del elevado dato de inflación, mantenemos la expectativa de que la tasa de Banxico disminuirá 50 puntos base en agosto para mantenerse en 4.50% durante varios meses. No sólo la tasa de interés real cae con reducciones en la tasa de interés de referencia. El hecho que ésta caiga ante niveles de inflación más altos como los observados desde hace algunas quincenas podría contener al banco central.

En más información, el IGAE registró una caída de (-)22.7% a tasa anual en mayo (-20.9% a/a estimado INVEX). Ya se descuenta una importante contracción de la economía y lo relevante será analizar los escenarios de recuperación hacia adelante. Por ahora, estimamos que después de una caída de (-)9.3% en 2020, el PIB podría crecer menos de 3.0% el próximo año. Y más por un rebote técnico que por fundamentales de crecimiento sólidos.

¿Qué esperar en los próximos días?

Esta semana habrá mucha información económica, destacando el PIB del segundo trimestre de Estados Unidos, México y Europa, así como el comunicado de política monetaria de la Reserva Federal. Hay que recordar que el segundo trimestre podría caracterizarse por registrar una de las peores caídas en la historia económica reciente.

Para Estados Unidos se anticipa una contracción de (-)35% a tasa trimestral anualizada (alrededor de -8.6% trimestral). Para México, la caída podría ser mayor a (-)20% a tasa anual. En el caso de Europa, se anticipa una contracción de (-)14.5% anual.

En cuanto a otros datos económicos, en Estados Unidos se publicarán los nuevos pedidos de bienes durables de junio. El consenso anticipa un crecimiento de 7.2% m/m en este indicador adelantado de la inversión residencial. En más información de la industria, se esperan aumentos en los índices de actividad manufacturera de Richmond (de 0 a 5 puntos) y Dallas (de -6.1 a -4.9 puntos) correspondientes a julio. En cuanto a Europa, es probable observar más aumentos en el índice de confianza económica de la región, más aún después de los estímulos fiscales inyectados por la autoridad.

Esta semana destaca el comunicado de política monetaria de la FED. Es probable que el banco central mantenga una política monetaria acomodaticia y no dé señales de revertir esta postura en el mediano plazo.

Para México anticipamos un saldo de $351 millones de dólares (mdd) en la balanza comercial de junio después de un déficit de (-)$3,522 mdd en mayo. En más información se conocerá el saldo de las finanzas públicas de junio. Es probable que el déficit haya continuado al alza ante el mayor gasto del gobierno en el combate a la pandemia.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX