Al parecer la estanflación es inevitable. Estanflación significa un muy bajo crecimiento combinado con una inflación elevada.

Las autoridades se decantan, aparentemente, por controlar la inflación elevada sin importar las implicaciones sobre el crecimiento.

Las economías van a sufrir más por este lado y la probabilidad de una recesión (crecimientos negativos) es más elevada. No hemos terminado con el ajuste de los mercados.

Si se pregunta que provocó el desplome de las bolsas ayer y la prolongación de rendimientos negativos en los principales índices fueron señales notorias de que se está gestando un freno en la actividad económica.

Las ventas comerciales en Estados Unidos crecieron entre marzo y abril a una tasa de 0.9%; sin embargo, si le quitamos la inflación el crecimiento fue sólo de 0.7 por ciento. No es un dato tan malo con respecto a meses anteriores, pero denota la misma desaceleración que vemos desde enero.

Lo que espantó más a los inversionistas fueron los sucesos entre las empresas del sector de consumo de autoservicio.

Target reportó un resultado en línea con lo estimado, pero recortó fuertemente su estimado de utilidades para los siguientes trimestres debido a un repunte de costos. El precio de la acción de Target disminuyó cerca de 25% en su peor día desde 1987.

Walmart realizó un reporte también decepcionante con una importante acumulación de inventarios. Las acciones de Walmart tuvieron también su peor episodio desde 1987 (-11.4%), y otras emisoras del sector como Macy’s y Lowe perdieron en su conjunto cerca de 6 por ciento.

Otra perdedora importante fue Cysco Systems, el mayor productor de equipo de interconexión de cómputo que anunció que espera un descenso en sus ingresos debido a las disrupciones causadas por los confinamientos en China y la guerra en Ucrania.

El ánimo de venta se exacerbó con los comentarios del presidente de la Reserva Federal Powell en el sentido que la Fed seguirá elevando las tasas hasta que no vea señales explícitas de que la inflación está bajo control, algo que la mayoría de los participantes en el mercado duda que se concrete en lo que resta de este año y en buena parte del 2023.

Los principales índices accionarios en Estados Unidos han perdido: -13.3% el Dow Jones, -17.7% el S&P500 y -27.02% el NASDAQ Composite en lo que va del año. Las caídas son más bruscas desde los puntos máximos registrados en noviembre pasado.

Parece que para los siguientes meses un escenario de estanflación es inevitable. Las economías verán descender rápido su ritmo de crecimiento y la inflación no hará lo mismo.

Las autoridades no quitarán el dedo del gatillo para controlarla y ello significa que la posibilidad de que el estancamiento se convierta en tasas de crecimiento negativas es sin duda mayor en estos momentos. Ese es el derrumbe que se avecina y que inyecta temor: el del crecimiento.

Por otro lado, las tasas de interés de largo plazo han descendido de sus máximos en las últimas dos semanas. ¿Cambio la narrativa de las tasas?

No nos parece. La Fed sigue dando señales de agresividad y hay muchos incrédulos que creen que no va a lograr controlar a la inflación sin generar una baja en el crecimiento.

Si la posibilidad de una recesión es la razón por la que se detuvo el aumento de tasas de largo plazo, eso no son buenas noticias para las bolsas. Los mercados parecen entrar en una segunda fase de corrección, la primera con la expectativa de tasas mayores, la segunda por las preocupaciones sobre el crecimiento y la dinámica de utilidades de las empresas.

Creo que aún faltan momentos de corrección, la tendencia no parece revertirse pronto.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Senales-de-derrumbe-20220518-0127.html

Si requieres asesoría financiera, acércate a nosotros: 

 

Comparte
Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco
Rodolfo Campuzano on Email