Se esperaba que este fuera un buen trimestre para las compañías en México partiendo de una base sencilla por los efectos de la pandemia por COVID-19 el año pasado. Se confirmó esta expectativa e incluso, en la mayoría de los casos, hubo sorpresas positivas. Pero, un trimestre no define la historia de una empresa, menos aún con eventos extraordinarios que podrían no repetirse, por ello, nos parece que las cifras deben de leerse con cautela y analizar a detalle las tendencias que serán sostenibles.

INVEX Análisis