El fin del ciclo de baja en las tasas de interés

Al Banco de México ya le preocupa el sostenimiento de la inflación sobre niveles superiores al rango de tolerancia que él mismo estableció y que sigue vigente (3 +/- 1%).

La Junta de Gobierno del Banco de México decidió la semana pasada mantener la tasa de interés de referencia en 4.25 por ciento. La decisión vino en contra de lo que anticipaban al menos la mitad de los participantes en las encuestas y sobre todo las mesas de dinero.

En su comunicado, Banxico no definió si esta decisión implicaba el fin del ciclo de baja de tasas de interés que se mantuvo activo en los últimos dos años; pero desde nuestra óptica en efecto lo es, al menos hasta el verano próximo.

La realidad es que desde la segunda quincena de abril la inflación general se mantuvo escalando continuamente. La tasa anual de inflación aumentó de un nivel de 2.08% en el cierre de marzo a uno de 4.09% al cierre de octubre. La argumentación que el banco central utilizó para justificar la permanencia del ciclo fue la temporalidad de esta alza y la causalidad derivada de la pandemia.

Asimismo, la fuerte recesión que se experimentó amplió la holgura bajo la cual se aplicaría una reducción en los réditos. En algún momento se asumió que Banxico podía ser tolerante con una inflación elevada, debido a la necesidad de menores tasas de interés que ayudaran a soportar el efecto de la pandemia y apoyaran una posible recuperación, lo cual implicaba suponer que la Junta de Gobierno seguía un lineamiento alterno al de su único mandato que es proteger el poder adquisitivo de la moneda; esto es, evitar una elevación de la inflación.

La decisión adoptada el pasado jueves es satisfactoria en ese sentido. Al Banco de México ya le preocupa el sostenimiento de la inflación sobre niveles superiores al rango de tolerancia que él mismo estableció y que sigue vigente (3 +/- 1%). A pesar de que la situación económica sigue siendo muy débil, los miembros de la Junta optaron, aunque no por unanimidad, que es más sensato mantener la tasa en un nivel relativamente alto y apuntar sus municiones hacia contener efectivamente la inflación.

Lamentablemente eso no va a suceder pronto. Se viene una burbuja temporal. Recordemos que entre marzo y abril se observó una baja importante de los precios de la gasolina y otros energéticos como medida para apoyar a la economía en los meses más severos de la pandemia.

Esa reducción colaboró a tener una inflación que se sacudió poco en esos mismos meses y alcanzó niveles mínimos.

Ese suceso creará un efecto de rebote en el dato de inflación de los últimos 12 meses en marzo y abril de 2021.

Si aplicamos los aumentos que hemos visto en el subíndice de energía durante los meses recientes en los meses mencionados la inflación general anual podría alcanzar niveles casi cercanos al 5 por ciento. La necesidad de un mensaje más concreto estaba cantada; la duda la había generado el mismo Banxico al haber dado pocas señales de cambio en su postura a pesar del alza continua de precios.

Como le decía, Banxico no podrá hacer mucho con las tasas hasta que pase el efecto estadístico de marzo-abril, por ello, hasta bien entrado el segundo trimestre podría manifestarse en sentido de continuar con una baja de tasas siempre y cuando a) la inflación de verdad luzca controlada; b) las tasas en el exterior permanezcan estables y c) las expectativas de inflación permanezcan contenidas.

Para usted amigo inversionista es importante recalcar dos cosas. Una, que efectivamente recibirá un interés menor por una inversión libre de riesgo durante prácticamente todo el año próximo; ni siquiera apostando a plazos largos tendrá oportunidad de tener ganancias como las que ha tenido invirtiendo en bonos en pesos en los últimos dos años. Dos, que aun esas tasas son relativamente mejores a las que hay en casi todo el mundo, incluso en mercados emergentes con los mismos o mayores problemas que México.

La realidad es que los intereses en pesos no habían participado de la represión de tasas que se activó con mucha fuerza en el segundo trimestre del año pasado. Ahora, también en México habrá retornos bajos, pero que siguen sin ser despreciables.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/El-fin-del-ciclo-de-baja-en-las-tasas-de-interes-20201118-0105.html

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco