La reincidencia

No es que las cosas hayan mejorado sustancialmente en tres semanas. Además de la reincidencia de la pandemia en Europa, la incertidumbre crece conforme nos acercamos a la fecha de las elecciones en Estados Unidos.

El título no se refiere a los lamentables repuntes en el contagio de Covid-19 que suceden principalmente en Europa, sino a la vuelta de las bolsas en Estados Unidos a niveles muy cercanos de los máximos.

La reincidencia no sólo es en alcanzar valuaciones que no corresponden al desempeño de la economía y tampoco a la expectativa de utilidades; también hay un retorno a la estructura heterogénea que motivó el alza durante el verano y que abre la posibilidad de que haya más correcciones como la que vimos a principios de septiembre.

Desde su nivel mínimo registrado el 23 de septiembre, los principales índices en Estados Unidos se han recuperado de forma muy importante.

El índice Standard & Poors 500 ha subido 9% aproximadamente. Por su parte, el índice NASDAQ Compuesto acumulaba, hasta el día de ayer 14 de octubre, un retorno de 10.2 por ciento.

En lo que va de octubre, ambos índices han subido 3.7 y 5.4%, respectivamente.

No es que las cosas hayan mejorado sustancialmente en tres semanas. Además de la reincidencia de la pandemia en Europa, la incertidumbre crece conforme nos acercamos a la fecha de las elecciones en Estados Unidos.

Me parece que los inversionistas han descontado dos cosas: Una, que hay una fuerte posibilidad de que, en un transcurso de tres meses, gane quien gane, habrá la aprobación de los paquetes de ayuda fiscal que ahora se negocian en el Congreso; otra, el repunte en las encuestas del partido demócrata no es sólo en la carrera por la presidencia sino también en el Congreso.

Una victoria que le dé control en las cámaras a Joe Biden implica por un lado un monto de estímulos mayor (que es lo que el partido demócrata ha defendido desde agosto) y una transición rápida y poco cuestionable.

¿Por qué nos llama la atención la “reincidencia”? Porque muestra las mismas características del rally del verano y en especial de finales de agosto: fuertes apuestas en el sector de tecnología y de consumo discrecional (ventas por Internet), combinado con un rezago de otros sectores más dependientes del desempeño económico.

Nada más observe. En la última semana, las principales ganancias se han concentrado en el sector de tecnología (4.1%), de comunicaciones (5.4%) y de consumo discrecional (4.2%). Lo mismo ha sucedido en un lapso que totaliza los últimos treinta días. Por su parte, los sectores de Materiales, Industrial, Energía, Inmuebles, y los Bancos no alcanzan en ningún caso una ganancia de uno por ciento.

Es cierto que hay una recuperación económica modesta que posiblemente reciba su impulso desde el lado fiscal.

Pero lo que vemos en el mercado es que las apuestas han vuelto a algunos sectores en específico y muy en especial en las empresas de alto crecimiento conocidas como las FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix, Google, etc.)

Es muy probable que hayamos vuelto al elevado grado de especulación que hizo subir dichos índices en agosto.

En ese entonces se generó un gran volumen de opciones de compra (calls) que le dan el derecho a alguien a comprar acciones en el futuro. Es una manera barata de apostar a que las acciones seguirán subiendo.

El tema es que en los momentos en que la apuesta que otros hacen a que las acciones caerán no se realiza, hay más gente obligada a comprar acciones en un entorno de baja oferta, lo que se constituye en un acelerador de la tendencia de alza.

En el momento en que la narrativa de los mercados señaló un exceso de retornos, lo que vimos fue la fuerte corrección de precios del inicio de septiembre.

Ante cualquier señal adversa, nada impediría que los mercados volvieran a hacer lo mismo; en especial si la característica del rally es igual a la de agosto.

Las circunstancias no dejan muchas alternativas a los inversionistas. El segmento de deuda no ofrece retornos atractivos debido a lo bajo de las tasas de interés que probablemente se mantendrán bajas por varios meses.

Muchos inversionistas orientan sus recursos al mercado de capitales. Pero aún con los elementos que han generado dicha distorsión presentes, las correcciones pueden ser grandes ante tal concentración de apuestas.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/La-reincidencia-20201014-0119.html

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco