¿Dónde está el cambio de tendencia?

Si el mismo Presidente habla de que ya pasó lo peor, aduciendo a que se detuvo la caída de la actividad económica o del empleo, bien debiera dar argumentos para que pensemos que, en este punto de partida, compremos esa idea.

Lamentablemente los argumentos vistos en la información apuntan a un tercer trimestre también tortuoso. La discusión sobre si la recesión en este período es mejor o peor que en mayo es poco útil.

La realidad es que las perspectivas para la economía se han deteriorado aún más. A pesar de la reapertura del sector industrial estadounidense y la reactivación de algunos sectores nacionales desde junio (principalmente construcción, manufacturas, turismo y ciertas actividades en el Valle de México), es probable que la economía caiga todavía más de lo previsto hace tres meses debido a las siguientes razones:

1) Es posible que se observen una mayor pérdida de empleos y el cierre de muchas más empresas ante la falta de estímulos fiscales para hacer frente a la crisis. La pérdida de empleos formales en el país probablemente ya rebasó la cifra de 1 millón.

De igual manera, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, alrededor de 10,000 patrones (incluyendo empresas) se han dado de baja desde marzo. Es probable que estas cifras aumenten significativamente ante la falta de apoyos efectivos por parte del gobierno para enfrentar una de las peores recesiones que ha atravesado el país.

2) El mayor gasto público no ha sido suficiente para contrarrestar el desplome en el gasto del sector privado. La formación bruta de capital fijo (la principal variable de inversión del país), registró una caída de 9.3% a tasa anual en el periodo enero-marzo de 2020. Por ahora, las empresas buscan sobrevivir la crisis. Los planes de expansión se han puesto en pausa y más si las perspectivas hacia adelante son negativas.

3) Hay variables económicas que ya registraban un rezago antes de la pandemia y no se detectan elementos que permitan anticipar un cambio de tendencia en el corto plazo. Variables como la construcción, la inversión en maquinaria y equipo, así como la producción minera (principalmente petróleo) registraban un fuerte deterioro desde antes de la contingencia sanitaria.

4) Además de las variables con rezago, otras variables relativamente más sólidas han sorprendido por su mal desempeño. Las cifras de comercio exterior fueron muy malas, con caídas hasta de 90% en las exportaciones del sector automotriz que tradicionalmente ha sido de los más fuertes de México.

5) La epidemia del Covid-19 en México no cede. Nuestro país probablemente será de los más golpeados por la contingencia sanitaria. La baja reactivación en el Valle de México y otros estados que concentran un importante flujo de actividad productiva; el escaso control de la pandemia; la ausencia de estímulos fiscales que complementen el ciclo de relajación monetaria del banco central, así como un persistente deterioro en la inversión y en la confianza del sector privado, podrían efectivamente generar una de las recesiones más profundas en la historia del país.

Al parecer las estimaciones de los analistas van a converger a una cifra cerca al -10% de tasa anual de crecimiento en términos reales el PIB. Olvídese de discutir si el PIB es una métrica que ya no debe usarse. Intente exponer otras, aunque sea de manera anecdótica, no las hay. No tenemos una historia que vender y el gobierno tiene pocos recursos para generarla.

La recuperación no va a ser como en Estados Unidos o en algunas partes de Europa (si es que esta se presenta, lo cual aún está en entredicho). Aquí no hay dinero, los recursos que había han sido víctimas de la austeridad y de prioridades equivocadas.

En el segundo semestre la gran mayoría de los mexicanos no vamos a notar el cambio de tendencia en la actividad económica o en los niveles de empleo, por más que nos lo repitan.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Donde-esta-el-cambio-de-tendencia-20200701-0116.html

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco