Perspectiva Mensual Junio 2020

INVEX Análisis

ECONOMÍA

El panorama para la recuperación económica es incierto a pesar de la reapertura que se observa en varias regiones del mundo. Las estrategias son muy distintas, incluso dentro de un mismo país. El rebrote del COVID-19 es el principal riesgo. Por otra parte, si la situación se mantiene bajo control, es probable que comience una recuperación muy pausada y enfocada, principalmente, en el sector industrial.

Los estímulos fiscales y monetarios continúan en varios países. En mayo, el balance de la Reserva Federal registró un nuevo máximo histórico el ubicarse por encima de los $7 billones de dólares. Por otra parte, la Comisión Europea reveló un plan para inyectar €750 mil millones de euros a la región. Este programa, adicional a las medidas de liquidez que implementa el Banco Central Europeo a través de operaciones de mercado, intenta contener una de las caídas más fuertes que podría registrar la economía de Europa en la historia reciente.

En la medida en que el apoyo de los principales gobiernos y bancos centrales del mundo se mantenga, la economía encontrará sustento para reactivarse. Como ya lo hemos mencionado en publicaciones pasadas, el principal obstáculo que detectamos para la recuperación es una segunda ola de contagios que lleve a medidas de confinamiento más estrictas. Por otra parte, si la situación se mantiene bajo control, la recuperación podría tomar tracción en la industria. El consumo en bienes y servicios, la principal variable del PIB de muchas economías, podría tardar todavía más en reactivarse debido a los niveles de desempleo tan elevados que se registran.

Tan sólo en Estados Unidos, alrededor de 40 millones de personas han solicitado seguro de desempleo desde mediados de marzo a la fecha. La fuerte caída en el empleo persiste e incluso algunos empleadores que comienzan a reactivarse reportan dificultades para regresar a sus empleados. Entre las razones: éstos reciben más por el seguro de desempleo; temen por su salud o no pueden desatender la situación en casa.

Ya sea por la quiebra de más empresas o por decisión propia de los trabajadores, el mercado laboral de Estados Unidos podría recuperarse muy lentamente. La tasa de ahorro de los hogares se disparó a 33% en abril y no se detectan elementos que permitan anticipar un cambio de tendencia en el mediano plazo. Si la gente no gasta, el PIB definitivamente registrará una fuerte afectación independientemente de cuántas industrias reabran.

La situación del mercado laboral en México no es muy distinta. Tan sólo en marzo y abril se perdieron alrededor de 700 mil empleos formales. Si bien la cifra podría parecer muy baja en comparación con el número de desempleados en Estados Unidos, hay que destacar que cerca de la mitad de los trabajadores en México se dedican al sector informal, mismo que también se ha visto severamente afectado por los efectos generados por la pandemia.

Banco de México proyecta que alrededor de 1.4 millones de empleos podrían perderse este año en nuestro país (cifra similar a nuestro estimado). En México, algunos sectores reiniciarán actividades económicas a partir de este mes y, a pesar de lo anterior, siguen pendientes apoyos concretos y significativos por parte de las autoridades fiscales para evitar la quiebra de muchas empresas y la pérdida de miles de empleos.

Nuestro estimado para la variación del PIB real de México en 2020 se mantiene en (-)6.0%. Esta cifra incorpora una fuerte caída de la actividad en el segundo trimestre y caídas más moderadas hacia el cierre del año. Anticipamos que el país registrará tasas de crecimiento positivas a partir de 2021 siempre y cuando la reactivación de la industria norteamericana se mantenga en marcha. En caso contrario, nuestro pronóstico podría ajustarse a la baja.

TASAS Y TIPO DE CAMBIO

En mayo, las Minutas de la Reserva Federal (FED) se confirmaron el tono expansivo de la política monetaria. Las tasas de interés de largo plazo continúan en niveles ínfimos. En México, el banco central volvió a bajar la tasa de referencia y en el Informe de Inflación incrementó sus estimados, lo que apuntaría hacia una postura más precavida de la política monetaria.

Las minutas más recientes de la reunión de política monetaria de la FED, reiteraron la idea de mantener la tasa de referencia sin cambios por el resto del año, junto con el conjunto de herramientas para proporcionar liquidez y estabilidad a los mercados financieros y la economía.

Entre los participantes del mercado se generó la discusión del potencial uso de tasas negativas para seguir incentivando la recuperación del crecimiento; lo cual fue descartado por el presidente de la FED, Jerome Powell, quien reiteró el uso de facilidades de liquidez que da el instituto central, así como la necesidad hacer una nueva ronda de estímulos fiscales por parte del gobierno para apuntalar la recuperación económica. Ante las declaraciones del Presidente de la FED, los participantes disminuyeron sus posiciones en bonos del Tesoro y buscaron rendimiento en activos con mayor exposición al riesgo.

Las tasas de interés de los bonos del tesoro de largo plazo operaron en un rango de 0.60% a 0.75% para el vencimiento de10 años, con un cierre de mes en 0.70% y una variación mensual de 5 puntos base de alza.

Mientras tanto, en Europa la política monetaria expansiva va a un ritmo lento y con niveles de tasas menos negativas, como en Alemania; estables y ligeramente positivas en Francia. En cambio, observamos recortes en las tasas de política monetaria en muchos países emergentes y han llegado a niveles mínimos como Chile, Corea y Taiwán por debajo del 2.0% y como Sudáfrica, India, Colombia y Brasil que bajaron las tasas a niveles inferiores al 4.0%.

En México, el banco central volvió a bajar la tasa de referencia en 50 puntos base a niveles de 5.5%. También publicó el Informe Trimestral de Inflación, en el cual ajustó sus estimados de inflación para el cierre del año y el 2021. La variación del índice de precios al consumidor se presionó desde el dato de la primera quincena de mayo como resultado de los aumentos de precios en alimentos y mercancías que han presentado escasez; así como un repunte de las cotizaciones de la gasolina. Banxico estima que las presiones se extenderán en lo que resta del año.

Consideramos que el instituto central será cauteloso con las siguientes decisiones de política monetaria y el ciclo de bajas en la tasa de referencia. El mercado mantiene la expectativa de dos disminuciones de 50 puntos base en lo que resta del año. Consideramos que estos recortes dependerán del comportamiento de los precios en los siguientes meses y la materialización de los riesgos de alza en la inflación.

Bajo este contexto, las tasas de interés para el Mbono con vencimiento de 10 años bajaron de 6.67% a 5.9% en los primeros días del mes, pero dado el rebote en la inflación y la cautela de Banxico plasmada en el informe de inflación, el cierre de mes se dio alrededor del 6.15%. Comportamiento similar a lo largo de toda la curva de rendimientos.

Para el tipo de cambio, el peso recuperó a lo largo del mes; pasó de niveles alrededor de $24.15 a $22.19 pesos por dólar. En términos mensuales, la moneda nacional se fortaleció 8.11%. Consideramos que la recuperación del peso se debe a que los inversionistas están en la búsqueda de rendimientos, por lo que vuelven a tomar posiciones en deuda gubernamental, como la de México que ofrece tasas de interés más altas, incluso en términos reales. La fuerza del peso durante este mes se debe también al incremento reciente de los precios del petróleo.

Dadas las circunstancias actuales, la revaluación del peso se puede prolongar; sin embargo, los fundamentales débiles de la economía mexicana podrían dar lugar a cotizaciones más elevadas del dólar en el mediano plazo, nuestro pronóstico es de $22.65 pesos por dólar para el cierre del año.

BOLSAS

Durante mayo, el desempeño de los mercados de capitales fue en su mayoría positivo, a pesar de la volatilidad que se dejó ver en algunas jornadas. Parece que los inversionistas operan con la idea de que lo peor ha quedado atrás; aunque, también vemos por momentos nerviosismo por la falta de una vacuna y tratamiento para el COVID-19, sumado a indicadores económicos que siguen siendo alarmantes, así como tensiones geopolíticas renovadas.

En mayo, el índice mundial MSCI que incluye emergentes (ACWI) subió 4.2%, el S&P500 de EE.UU. lo hizo en 4.5% y el Stoxx Europe 600 en 3.0 por ciento; mientras que el S&PBMV IPC de México bajó (-) 1.0%. Destacó el Hang Seng con una caída de (-) 6.8 por ciento.

Más allá de las bolsas que lograron permanecer en terreno positivo, nos encontramos con mercados operando con menor impulso que el mes previo (en donde el S&P500 había logrado su mejor desempeño en 30 años). Los inversionistas fueron más cautos; pero, mantienen el optimismo centrado en la tesis de que lo peor podría haber quedado atrás.

Asimismo, continúan con la propensión a tomar activos de riesgo, apoyados en la amplia liquidez inyectada al mercado, que sin duda permite mejores valuaciones; y en la certeza de que los gobiernos y bancos centrales apoyarán con todas sus herramientas disponibles (escasas ya en estos momentos) a la economía.

El proceso de reaperturas se mantiene en marcha; pero, no se descarta una nueva ola de contagios sin una vacuna y sin una capacidad robusta de pruebas rápidas que permita realizar aislamientos más precisos que eviten paralizar nuevamente las economías.

Por otro lado, el fin del confinamiento genera la idea de mejoras en la economía; aunque, no se manifieste en los datos. Si bien los indicadores se han normalizado y vemos una moderación en las peticiones iniciales de desempleo, así como una recuperación en índices de actividad del sector privado, esto no quiere decir necesariamente que impliquen una mejor expectativa.

Los resultados de las empresas demuestran un impacto importante. En el caso del S&P500, la utilidad neta de las emisoras que componen la muestra se contrajo cerca de (-) 20% en el 1T-20 a tasa anual. En México, el EBITDA del S&PBMV IPC se redujo casi (-) 10 por ciento. Y este podría no ser necesariamente un trimestre representativo del resto del año; la baja podría ser mayor en los números del segundo trimestre.

Ante la incertidumbre que prevalece reiteramos un mensaje de cautela y de posiciones en emisoras con sólidos fundamentales que puedan recuperar más rápidamente su valor una vez el escenario mejore. Reiteramos por ahora nuestro nivel estimado de 37,700 puntos para el cierre de año del S&PBMV IPC.

Esperamos que el desempeño de las bolsas en las próximas jornadas siga estando enmarcado en las noticias relacionadas con los avances en el tratamiento y diagnóstico oportuno del COVID-19, en medio de indicadores económicos que seguramente continuarán mostrando debilidad y con la ausencia de reportes corporativos que permitan mayor claridad sobre la rapidez con la que se recuperan las operaciones una vez se levantan las medidas de confinamiento.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

INVEX Análisis