Los últimos días las noticias provienen de una desaceleración del crecimiento que ya está en marcha y que puede agudizarse hacia adelante si las condiciones financieras son menos favorables.

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco
Rodolfo Campuzano on Email

El comunicado de política monetaria que emitió la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) este miércoles, resultó positivo para los mercados.

Al parecer, la lectura de las palabras del presidente del banco central, Jerome Powell en su conferencia de prensa fue de una agresividad moderada y de una previsión todavía favorable con respecto al crecimiento.

La aclaración de tal postura inyectó tranquilidad e impulso a las bolsas. Seguimos pensando que la idea de un aterrizaje suave es arriesgada.

A juzgar por la reacción de las bolsas, con movimientos al alza cercanos al 3% en la mayoría de los índices en Estados Unidos, deberíamos entender que el pronunciamiento del banco central ha sido muy optimista.

Sin embargo, todo parece recargarse en la mención por parte del señor Powell de que no se están considerando aumentos a la tasa de referencia de 75 puntos base en las próximas reuniones; ergo, la Fed no pretende por ahora ser tan agresiva.

Fuera de eso no vimos la afirmación deseada de una postura contundente con respecto a la trayectoria de la inflación. Es cierto que se regresó al discurso de una magnitud alta y de tomar acciones para establecer condiciones monetarias más “neutrales” de manera expedita, pero no hubo precisiones con respecto a las causas del error de estimación del año pasado, ni tampoco una guía con respecto a la posible evolución hacia adelante.

Sigue sobre el aire la interrogante principal: ¿Logrará la Fed, con una política agresiva, reducir la inflación sin generar una caída fuerte en el crecimiento?

El presidente Powell mencionó que “es posible” instrumentar una especie de aterrizaje suave debido a que detectan todavía fortalezas en la economía; pero la tendencia de varios indicadores y la presencia aún de factores de riesgo muy directos no justifican el repunte en los mercados.

Los últimos días las noticias provienen de una desaceleración del crecimiento que ya esté en marcha y que puede agudizarse hacia adelante si las condiciones financieras son menos favorables.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos del primer trimestre, las caídas en los indicadores de los gerentes de negocios tanto en la industria como en el sector de servicios no solo en Estados Unidos, sino en otras regiones desarrolladas; el atorón que genera el confinamiento en China; la desaceleración de las economías en Europa, todos estos son factores que apuntan a una etapa de crecimiento muy lento, (si no es que negativo) que ya comienza a registrarse.

Desde mi punto de vista los errores en la visión de los mercados pueden provenir de un exceso de confianza en que se reducirá velozmente la inflación; o bien de un exceso de confianza en que el crecimiento no resultará más afectado.

En ambos casos la Fed hace una indicación tenue y sigue poniendo en tela de juicio su postura. A final de cuentas evitar una sacudida adicional de los mercados parece ser relevante dentro de su ecuación.

Ya estamos en la ruta del ajuste. Hay que ver cuáles son sus dimensiones y sus consecuencias. No creo que los mercados hayan iniciado una racha significativa de ganancias a partir de la reacción positiva del cierre de ayer 4 de mayo.

Le queda mucha tarea por hacer a la Fed para recuperar credibilidad y que su guía sea más determinante en las expectativas de los inversionistas.

Por ahora, siga esperando volatilidad, y mucha especulación conforme fluyan los datos sobre crecimiento e inflación.

[email protected]

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/La-Fed-se-sigue-jugandosu-credibilidad-20220504-0148.html

Comparte
Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco
Rodolfo Campuzano on Email