Es importante entender el máximo

El rally de los mercados estadounidenses no responde a una burbuja de especulación generalizada; más bien a la concentración en unas cuantas emisoras, en pocos sectores, que pesan mucho dentro de los índices. En el resto hay una situación muy adversa.

En los últimos días el índice Standard & Poors 500 de la bolsa de Estados Unidos ha sobrepasado el máximo alcanzado a inicio de año. El índice NASDAQ lo hizo hace ya tiempo.

Los inversionistas vemos azorados cómo las bolsas en Estados Unidos siguen subiendo y son insensibles a la mayoría de las noticias. ¿Es esto una muestra de irracionalidad por parte de quienes participan en el mercado? No parece si inspeccionamos las características del rally.

Usted ha de estar pensando que volveré al tema de las fuertes distorsiones que han impuesto la Fed y el gobierno a través de los planes de apoyo y una política monetaria de ultra-relajación. En estricto sentido estas situaciones inéditas en efecto producen muchas anormalidades de las que vemos hoy en el mercado, pero no por una inundación de dinero, sino por lo barato que éste se ha vuelto.

El alza de la Bolsa no es generalizada. Basta ver el mal desempeño en las acciones de las empresas de energía (sobre todo las productoras de petróleo), de las acciones de bancos, del sector inmobiliario (especialmente rentas de oficinas), de las acciones de empresas de comercio tradicional, de las aerolíneas, y de infinidad de negocios medianos y pequeños, para reconocer que los participantes en el mercado no están comprando indiscriminadamente lo que sea.

Más bien, compran aquellos segmentos del mercado en donde ven utilidades crecientes bajo las actuales circunstancias.

Por supuesto que hay señales de sobrevaloración en las pocas emisoras que han subido de manera continua. Las acciones de tecnología relacionadas con cómputo e internet (en especial Facebook, Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft, Netflix, Nvidia, y algunas más) se cotizan hoy en valores que superan la imaginación y llaman a la irracionalidad.

Pero la fuerza de esta sobrevaloración es la existencia de una tasa de interés muy baja. Los inversionistas quieren estar en donde hay crecimiento y, con el costo del dinero en cero, las valuaciones se vuelven insensibles a lo que en realidad pase en el resto de la economía.

Los sectores afectados, a los que podríamos agregar a los mercados emergentes, tienen crecimientos bajos en ingresos y las utilidades de muchos están en duda; estos negocios dependen claramente de la recuperación de la economía y en ese tema aún hay una incógnita enorme. El desempeño de las acciones de estos sectores es insensible a las tasas y muy sensible al desempeño económico.

Volvemos al tema de nuestra colaboración anterior: ¿Qué puede en realidad descarrilar a los mercados y provocar una corrección en las bolsas? Paradójicamente podría ser una sorpresiva recuperación de la economía o bien un alza de tasas ante una postura diferente del banco central.

Ambas cosas no parece que vayan a pasar en el corto plazo y por ello, hace quince días, le enumeraba a usted factores de corte político que podrían detener el alza.

El rally de los mercados estadounidenses no responde a una burbuja de especulación generalizada; más bien a la concentración en unas cuantas emisoras, en pocos sectores, que pesan mucho dentro de los índices. En el resto hay una situación muy adversa.

De acuerdo a estimados de Bloomberg, sólo en China el crecimiento conjunto de 2020 y 2021 será positivo. En el resto del mundo desarrollado prevalecerá la pérdida de valor y niveles muy elevados de desempleo.

En mi opinión, tiene usted bastantes meses hacia adelante para determinar cuándo cree que puede estarse presentando una recuperación robusta de la economía.

Por ahora hay algunas señales incipientes, pero cuando tal idea penetre más en la mente de los inversionistas habrá que pensar en una corrección de los índices y de las acciones que ahora los mueven; y tal vez sea momento de voltear a ver a sectores que ahora están subvaluados. Por ahora, no se sorprenda de ver nuevos máximos y permanezca invertido.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Es-importante-entender-el-maximo-20200826-0084.html

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco