Portada » Opinión INVEX » Estrategias de Inversión » Página 2

Estrategias de Inversión

Opinión Estratégica: ¿Información favorable?

Los datos económicos publicados en el cierre de mayo en Estados Unidos describen aún una economía en expansión y todavía una creación de empleo. Por el momento, es una mala noticia para los inversionistas. En el mediano plazo la consistencia de estos datos y una tendencia de baja de la inflación podría representar el escenario de aterrizaje suave que pretende la FED.

Opinión Estratégica: Cuidado, aún no estamos al final del túnel

¿Cambió la narrativa de las tasas? No nos parece, la FED sigue dando señales de agresividad y hay muchos incrédulos que creen que no va a lograr controlar a la inflación sin generar una baja en el crecimiento. Si la posibilidad de una recesión es la razón por la que se detuvo el aumento de tasas de largo plazo, eso no son buenas noticias para las bolsas. Pensamos que aún faltan momentos de corrección.

Opinión Estratégica: Las bolsas sin piso visible

¿Dónde puede estar un posible piso para los mercados? En estricto sentido cuando cambie la narrativa con las tasas de interés. Claramente, el comunicado de la Reserva Federal (FED) hizo justo lo contrario: al final, infundió un temor de un alza más agresiva en los réditos.

Opinión Estratégica: En el inicio de la restricción, la narrativa es lo importante.

La situación de confinamientos en Shanghai y Beijing continúa intensificándose y la guerra en Ucrania escala en las repercusiones económicas con el veto de Rusia a la venta de gas a Bulgaria y Polonia. Estos eventos acentúan el temor de una inflación persistente en niveles elevados y de bancos centrales que están decididos a atacarla, combinados con la visión de un crecimiento afectado a la baja hacia adelante.

Opinión Estratégica: Inundados de riesgo

El contexto que enfrentan los negocios es muy adverso; además de la guerra en Ucrania que no parece terminar pronto y que arraiga la inflación elevada, la posible respuesta de los bancos centrales augura un ajuste monetario fuerte. Los mercados no hacen más que reflejar el nerviosismo que provoca no saber si la inflación puede sujetarse en lo que resta del año, y con ello cambiar el entorno.