Este no ha sido un año sencillo para las inversiones. Si bien esperábamos rendimientos acotados en las bolsas, no se preveía una caída como la que estamos experimentando en la renta variable. A pesar de movimientos de ligera recuperación, los principales referentes acumulan bajas considerables en el año.

Ya hemos hablado en otros momentos sobre la importancia de mantener el enfoque de inversión en el largo plazo cuando se trata de activos de riesgo, al brindar históricamente altos rendimientos; pero, claramente es difícil mantener la calma ante episodios de volatilidad como el actual y portafolios que han sufrido fuertes caídas en su valor.

INVEX Podcast

El término bear market está en todos los titulares; en algunos casos encontramos que hace referencia a un mercado que baja de 20% desde su máximo más reciente, otros lo definen como un ajuste de esta magnitud en los últimos dos meses. En este sentido, el S&P 500 de Estados Unidos tocó niveles cercanos a 4,800 en marzo para luego caer a 3,600 en junio. En otros índices el desempeño es incluso peor: el referente tecnológico Nasdaq pierde en este año más de 20%.

Gráfica. Desempeño S&P 500, Estados Unidos.

Desempeño S&P 500, Estados Unidos.
Fuente: Bloomberg

La baja es generalizada, también en México se ha revelado un débil desempeño y con una volatilidad significativa: el S&P BMV IPC tocó niveles cercanos a 56,600 unidades en abril de este año y operó por debajo de los 47,000 puntos en junio.

Gráfica. Desempeño S&P BMV IPC, México.

Fuente: SiBolsa

Ante un panorama cargado de riesgos es difícil pronosticar cuándo este escenario llegará a su fin y la velocidad con la que se dará una recuperación consistente.

La historia no siempre se repite y sin duda nos enfrentamos a un momento sin precedentes; pero, esta nos puede servir como referente de lo que podríamos esperar y dar mayor calma respecto a que este episodio adverso también pasará y dará lugar a un nuevo escenario de alza en las bolsas.

Existen distintas estadísticas al respecto, de acuerdo con una publicación de Seeking Alpha, se han registrado 28 mercados bajistas desde 1928 en Estados Unidos; con una duración promedio de 289 días.

Bear markets en Estados Unidos.
Fuente: Seeking Alpha

Es fácil hablar en la teoría, desde la historia y sobre un documento sin dinero en la mesa, de este escenario; claramente las emociones entran en juego cuando se ve una importante minusvalía en las inversiones y en el patrimonio que hemos construido con años de esfuerzo. Sin embargo, perder la calma en estos momentos, decidir cerrar posiciones y aceptar las pérdidas puede no ser la mejor estrategia.

No podemos garantizar que lo peor ha pasado y que hemos tocado piso, existe una importante incertidumbre sobre la capacidad de las autoridades de política monetaria de contener la inflación y lograr un aterrizaje suave de la economía. Es difícil pensar en que las empresas no resentirán este entorno de menor crecimiento y que sus utilidades no estarán mermadas por presiones en sus estructuras de costos, tampoco es descabellado pensar en que el capital se encarecerá ante un entorno de menor liquidez que implique posponer planes de inversión que podrían haber fungido como catalizadores.

Pero, esto no cambia la historia de rendimientos en la renta variable y la premisa que, en algún momento, esta corrección llegará a su fin y dará paso nuevamente a un escenario favorable para la renta variable. No hay que perder de vista que las bolsas, al igual que la economía, experimentan ciclos, y a un mercado bajista le seguirá uno de alza; en un ambiente que permite, además, “limpiar” distorsiones y anomalías que se presentaban en algunos activos. La pregunta es ¿cuándo? algo sumamente complejo de determinar.

Lo que podemos controlar en mayor medida, y que puede ser más importante, es la selección de activos, ya que, sin duda, algunas empresas no saldrán a flote de este entorno.

Privilegiar carteras diversificadas con posiciones en emisoras con sólidos fundamentales y estrategias en sectores que luzcan más defensivos ante este entorno, puede ayudar a que el trago sea menos amargo en el corto plazo y que los rendimientos sean menos adversos que los del mercado en general.

En INVEX tenemos un enfoque en este tipo de estrategias para sortear en mejor medida un ambiente de inversión que estará enmarcado por rendimientos negativos en el corto plazo en las bolsas. Acércate a tu banquero para conocer nuestra visión de inversión y ayudarte a sortear en mejor manera las condiciones del mercado actual.


Si requieres asesoría financiera, acércate a nosotros: 

Comparte
Montserrat Antón Honorato
Portfolio Manager de Capitales | INVEX
Montserrat Antón Honorato on Email