Está la posibilidad de que la Fed acelere su cambio de postura, algo que las minutas de la última reunión del Comité de Mercados Abiertos, publicadas ayer, dejaron entrever. Incluso entre los banqueros centrales hay el temor de no poder controlar a la inflación en el transcurso del año.

El inicio del año parece agitado en los mercados financieros. En tan solo tres días, las tasas de interés en Estados Unidos y en otras regiones han subido de manera notoria. Al parecer la dirección a la que se dirigen los réditos es la única convicción que tiene una aceptación generalizada entre los inversionistas.

En los portafolios de inversión, hay más dudas que posturas firmes. En los mercados de capitales, hay síntomas que corroboran la premisa que le he mencionado en varios artículos anteriores: En general hay el reconocimiento de un entorno más complicado para volver a lograr los extraordinarios rendimientos del 2021. La política monetaria acomodaticia, aunque marginal, tendrá su impacto sobre las valuaciones en los mercados.

Por supuesto que hay visiones optimistas aún bajo tal circunstancia; éstas se centran en la solidez que hasta ahora ha mostrado el crecimiento y la recuperación del empleo, los positivos balances de las personas y empresas, así como la expectativa de fuertes niveles de gasto tanto por parte del gobierno, como de las corporaciones y los individuos.

Asimismo, existe la visión de que los aumentos en las tasas que instrumentaría la FED tendrían una secuencia ordenada y buscarían alterar poco la situación en los mercados financieros. Muchos inversionistas, en especial en Estados Unidos piensan que se puede intentar combatir a la inflación sin acelerar el aumento de tasas.

Por el contrario, los riesgos se multiplican. En primera instancia existe la posibilidad de un empeoramiento de las restricciones provocadas por la pandemia, La expansión de contagios de la variante Ómicron sigue rampante en el mundo. Cerca de 10 millones de contagios en tan solo 7 días.

A pesar de que la letalidad de esta variante parece ser baja, el riesgo de mayores restricciones por parte de los gobiernos y de la ausencia de empleados en sus trabajos permanece presente.

Otro factor de riesgo es que la incertidumbre que genera la evolución de la variante Ómicron provoque el mantenimiento de “cuellos de botella” en las cadenas de suministro del sector industrial.

La idea más común es que la inflación elevada podría descender de los niveles actuales debido a la base de comparación favorable a partir del segundo trimestre; pero también es una idea común que en ese proceso no va a imponerse la percepción de que la inflación esta bajo control.

Las expectativas de la inflación subyacente (que excluye los movimientos volátiles de los precios de energía y alimentos) apuntan a permanecer en niveles muy alejados de los objetivos.

Luego está la posibilidad de que la Fed acelere su cambio de postura, algo que las minutas de la última reunión del Comité de Mercados Abiertos, publicadas ayer, dejaron entrever. Incluso entre los banqueros centrales hay el temor de no poder controlar a la inflación en el transcurso del año.

Los futuros de la tasa de fondos federales ya anticipan un primer aumento a la tasa de referencia para el mes de abril.

Otro factor de temor que vuelve a estar en los titulares son las preocupaciones sobre el estado del mercado inmobiliario en China. Por último, el tema geopolítico acumula preocupaciones: el conflicto entre Rusia y Ucrania, elecciones en Brasil y de medio termino en Estados Unidos, etc.

Es entendible entonces la ausencia de convicciones. Solo la idea de que subirán las tasa parece consistente. El criterio de permanecer en bolsa para cuidarse de la inflación debido a los bajos rendimientos pierde fuerza, y una Bolsa que se ha movido bajo la influencia de pocas empresas muy sobrevaluadas pudiera presentar al menos una volatilidad no vista el año pasado. Enero pinta a ser un mes complicado.

[email protected]

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Regreso-al-mismo-futuro-20211208-0127.html 

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco
Rodolfo Campuzano on Email