El crecimiento económico de Estados Unidos y México se desaceleró significativamente en el periodo julio-septiembre de 2021. Si bien la causa del freno fue distinta, las principales afectaciones en ambos países surgieron por problemas de oferta y una tercera ola de COVID-19. Esperamos un rebote importante de la actividad en el último trimestre de este año.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX
Ricardo Aguilar Abe on Email

La semana pasada:

El reporte del PIB del periodo julio-septiembre reveló una contracción de la inversión residencial por segundo trimestre consecutivo (-11.7% tta en el 2T-21 y -7.7% tta en el 3T-21). Lo relevante será determinar si este ajuste continuará, pues los principales indicadores del sector inmobiliario todavía se ubican alrededor de niveles máximos a pesar de las recientes bajas.

El índice de precios de casas de Estados Unidos (House Price Index) creció 17.4% a tasa anual en el tercer trimestre de 2021, la variación más alta de la que se tenga registro en la historia del índice.

Ni siquiera antes de la recesión de 2008, cuando la comercialización de instrumentos respaldados por hipotecas de baja calidad (subprime) disparó la demanda por casas, los precios registraron tasas de crecimiento tan elevadas. Al parecer la pandemia, que desplazó a muchas personas fuera de las grandes ciudades -ya fuera por cuestiones laborales o para evitar contagios- y las bajas tasas de interés -mismas que se mantienen alrededor de mínimos históricos con todo y los recientes aumentos-, fueron los principales motores de la construcción residencial en Estados Unidos durante los meses previos.

En caso de extenderse, no esperamos que los ajustes distorsionen al mercado inmobiliario como ocurrió en 2008. Lo que sí podría ajustarse de forma importante son los precios de casas por los niveles tan elevados que registran. Esto sin duda representaría un riesgo, pues los precios de vivienda forman parte de la ecuación de riqueza de las familias, misma que sostiene al consumo.

Si se registrara un ajuste importante en sector -mismo que por ahora no vemos- es probable que el consumo se ajuste significativamente.

En el contexto global:

El PIB de Estados Unidos creció 2.0% tta en el tercer trimestre del año, cifra considerablemente menor a la de 6.7% tta reportada para el periodo abril-junio. Como se comentó en publicaciones pasadas, a pesar de las disrupciones en la cadena global de suministros y una ola de COVID-19 la economía no cayó. De hecho, es probable que las tasas de crecimiento de los siguientes trimestres también sean moderadas.

Además del PIB, también se publicó el dato de ingreso personal de septiembre. La cifra fue negativa (-1.0% m/m) y en parte reflejó una débil recuperación del empleo. Por otra parte, el deflactor del gasto en consumo, la medida de inflación preferida por la Reserva Federal registró un crecimiento de 0.3% mensual. La tasa anual se ubicó en 4.4% en la parte total y 3.6% en la subyacente.

El índice de costo del empleo creció 1.3% a tasa trimestral en el periodo julio-septiembre de 2021. Los analistas estimaban un avance de 0.9%. Con este índice, se acumulan ya varios indicadores que sugieren presión por el lado de los salarios. Habrá que analizar el comportamiento de las remuneraciones medias por hora de octubre que se reportarán este viernes.

En más información económica, las solicitudes iniciales del seguro de desempleo se ubicaron en 281 mil unidades en la semana laboral que terminó el 23 de octubre. Se anticipaba una cifra más elevada (290 mil). El nivel pre-pandemia es de 220 mil.

En México:

El PIB de México registró una contracción de 0.2% a tasa trimestral en el periodo julio-septiembre de 2021.

Las actividades primaras (sector agropecuario) crecieron 0.7% t/t.

Contrario a lo esperado, el PIB de las actividades secundarias (minería, construcción y manufacturas) también aumentó 0.7% a tasa trimestral. Lo que sorprendió es que, al parecer, la actividad manufacturera de México creció incluso en septiembre a pesar de la contracción de la industria norteamericana en el periodo. La construcción se mantuvo firme. De no haber ocurrido así, la caída del PIB pudo haber sido mayor.

Las cifras que decepcionaron fueron las del sector terciario (comercio y servicios), mismo que cayó 0.6% t/t. Si bien la actividad de este sector se vio afectada por la tercera ola de COVID-19 que se registró en agosto, cabe destacar que la principal afectación probablemente provino del recorte en los servicios profesionales, corporativos y de apoyo a los negocios por la entrada en vigor de la ley de outsourcing.

El último dato del IMSS sugiere que las cifras de empleo formal aumentan. No obstante, sí se registraron muchos despidos y la cifra del PIB del 3T-21 lo confirmó. Una vez superado este bache, esperamos que el sector terciario se coloque nuevamente como el principal motor de la recuperación económica.

¿Qué esperar en los próximos días?

En Estados Unidos, esta semana se publicarán cifras de gasto en construcción de septiembre, ISM manufacturero y no manufacturero de octubre, costos laborales unitarios del 3T-21 y crédito al consumidor. Destaca el dato de la nómina no agrícola de octubre que se reportará este viernes (390 mil empleos esperados, vs. 194 mil en septiembre). Para conocer los estimados puntuales de otros indicadores, favor de consultar la agenda semanal.

Destaca el anuncio de política monetaria de la FED. Esperamos que el banco central anuncie el tapering ya.

En México, con un día feriado, sólo se reportarán cifras de remesas de inmigrantes ($4,648 millones de pesos estimado INVEX), reservas internacionales y los indicadores IMEF manufacturero y no manufacturero. Al cierre de la semana se conocerá el índice de confianza del consumidor de octubre (45.0 puntos estimado INVEX).

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Comparte
Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX
Ricardo Aguilar Abe on Email