La insistencia del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sobre la preeminencia del empleo sobre la inflación es un factor que sostiene el optimismo en las bolsas de valores.

El dato del crecimiento de la nómina no agrícola de Estados Unidos en agosto resultó decepcionante. La cifra se ubicó en cerca de 700,000 plazas por debajo de lo estimado por el consenso (la expansión de la nómina fue apenas de 235,000).

Sin embargo, esto no parece preocupar a los inversionistas. El freno en el mercado laboral refuerza la expectativa de una postura monetaria laxa por parte de la Reserva Federal (Fed) durante más tiempo.

Esto es, aumenta la posibilidad de observar tasas de interés bajas incluso hasta 2023; a pesar de la elevada inflación.

La insistencia del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre la preeminencia del empleo sobre la inflación es un factor que sostiene el optimismo en las bolsas.

A finales de mes se conocerá la inflación anual medida a través del deflactor del gasto en consumo y es probable que ésta sea nuevamente elevada (alrededor de 3.5% en la parte subyacente de acuerdo con nuestros cálculos).

Al parecer, a la Fed parece preocuparle poco que la inflación sea casi dos veces mayor al objetivo fijado por el mismo banco central.

Ahora bien, si el empleo comienza a recuperarse antes de lo previsto es probable que la Fed endurezca su lenguaje sin que esto implique la posibilidad de observar un aumento de tasas.

El foco de atención de los mercados debe ser la evolución del mercado laboral, y un análisis más a fondo de la cifra en cuestión nos dice que la tendencia favorable en cuanto al empleo prosigue por ahora.

Las cifras de empleo de los dos meses anteriores a agosto se revisaron al alza por un total de 230,000 plazas y el promedio de aumento de plazas fue en efecto cercano al millón en junio y julio.

Asimismo, a pesar de la débil creación de empleos se mantuvo la tendencia decreciente de la tasa de desocupación, misma que llegó casi al 5 por ciento.

Probablemente los datos generales reflejen las restricciones que en agosto sucedieron a causa del repunte de contagios por Covid-19; pero al mismo tiempo muestran las dificultades de contratación por parte de muchos empleados y las mayores exigencias salariales de quienes están dispuestos a regresar a trabajar.

Después del discurso de la Fed en la reunión de Jackson Hole, es más claro que a la autoridad le importa más el avance de empleo que la permanencia de la inflación en niveles elevados como signo de un posible movimiento de las tasas en el futuro, algo que en propias palabras del Sr. Powell aún está lejos de suceder.

Por otra parte, habrá que empezar a vigilar más de cerca el impacto del vencimiento de los beneficios por desempleo que prácticamente se extinguirán a raíz de este mes.

Si efectivamente los trabajadores ya no reciben más beneficios que exceden los salarios del mercado (sobre todo en el segmento de baja remuneración) y éstos consumen sus ahorros, es muy probable que no tengan otra opción más que buscar trabajo.

Y es ahí donde la historia de la Fed podría cambiar, aunque sea hasta finales del próximo año.

En los próximos meses, deje a un lado la evolución de la inflación que obviamente seguirá siendo alta. Persisten los problemas en las cadenas de suministro y la presión de costos (incluyendo el laboral) sobre muchas empresas.

Concéntrese en la evolución del empleo. Si este mercado comienza a mostrar menos rigideces, un aumento progresivo de plazas, la continuación del descenso de la tasa de desempleo abierto y una menor presión de salarios, esos serán los signos que harán que la Fed visualice un entorno de tasas de interés distinto al actual, y eso podría cambiar la situación de los mercados financieros.

Las autoridades confían en que las presiones de inflación serán menores y quieren ver este tipo de avances, por ahora esperaran a verlos.

No sé si usted cree mucho en esta última aseveración, parece que los inversionistas en los mercados sí.

perspectivas@invex.com

Esta columna se publica semanalmente en el periódico El Economista, en versión impresa y online.

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Es-el-mercado-laboral-20210908-0140.html

Rodolfo Campuzano
Director General de INVEX Operadora | INVEX Banco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *