La inflación de Estados Unidos registró una tasa anual de 4.2% en abril, la cifra más alta en casi trece años. Si bien este resultado respondió a una base de comparación muy baja en abril de 2020, llamó la atención el avance de la inflación subyacente (la que excluye las cotizaciones de alimentos y energía) a un ritmo no visto en tres décadas.

En México, el banco central finalmente reconoció que los riesgos de inflación en el país se han sesgado al alza. Preocupa que los precios de las materias primas se mantengan sobre niveles elevados pues, al no descender éstos, la presión inflacionaria tampoco disminuiría. Todavía es muy pronto para anticipar si Banxico aumentará su tasa de interés de referencia este año o hasta 2022.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX
Ricardo Aguilar Abe on Email

La semana pasada:

La Junta de Gobierno de Banco de México mantuvo la tasa de interés de referencia en 4.00%. El Banco Central de Chile tampoco modificó el nivel de su tasa de política monetaria (0.50%).

En los países intensivos en commodities, un descenso en los índices de precios no subyacentes difícilmente ocurrirá si los precios internacionales de estos productos no caen. Si bien ya no anticipamos aumentos tan fuertes en las cotizaciones de las principales materias primas, tampoco esperamos que éstas caigan significativamente debido al firme crecimiento que se estima para la demanda global.

En otras palabras, si los precios de alimentos y energía se mantienen elevados, un crecimiento estable de los índices subyacentes (los que excluyen los precios de servicios y bienes menos volátiles) podría ser insuficiente para generar un descenso de la inflación en un comparativo anual.

El que la inflación general persista por encima del objetivo de los bancos centrales implicaría que la trayectoria de esta variable es distinta a la prevista por éstos. Sin duda, y no sólo en México, este fenómeno podría generar un ciclo de alzas en las tasas de interés de referencia.

En la medida en que se diluya el tema del coronavirus (al menos en los mercados financieros internacionales), el tema de la inflación irá cobrando cada vez mayor relevancia.

En Estados Unidos:

En información económica, las ventas al menudeo registraron una variación de 0.0% a tasa mensual en abril. Si bien el dato fue decepcionante (1.0% estimado por el mercado), éste representa más bien un ajuste después del crecimiento de 10.0% m/m que mostraron las ventas en marzo. En general, el panorama para el consumo (variable que representa cerca del 70% del PIB norteamericano) es positivo, sobre todo si el empleo continúa sobre una trayectoria de expansión.

Precisamente, las solicitudes iniciales del seguro de desempleo retrocedieron de 507 a 473 mil unidades en la semana laboral que concluyó el 8 de mayo. La cifra, que a la fecha es la más baja desde que inició la pandemia, debería continuar descendiendo a la par de la reapertura económica y la liberación de restricciones a la movilidad.

La producción industrial creció 0.1% en marzo y, con este resultado, la tasa anual se ubicó en 10.9%. A partir de abril de este año, y al menos durante el segundo trimestre, es muy probable que las tasas anuales de los principales indicadores de actividad registren tasas muy altas. Se recomienda analizar la información con cautela.

El dato que más destacó fue el Índice de Precios al Consumidor de abril, mismo que registró no sólo una tasa anual elevada (4.2%) debido a un efecto aritmético. La inflación subyacente fue de 0.8% mensual, un avance no visto en casi 30 años, y de 3.0% anual, el mayor nivel desde 1996. Si bien se observaron algunos datos atípicos dentro del índice subyacente (entre éstos un repunte en los precios de autos usados), no se descarta que un posible sobrecalentamiento de la economía de Estados Unidos presione a los precios en general.

En cuanto a información negativa, llamó la atención la caída en el índice de confianza del consumidor de mayo (de 88.3 a 82.8 puntos, 90.4 puntos esperado). Es probable que el tema de inflación comience a pesar cada vez más en las expectativas de los hogares.

En México:

El número de trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aumentó en 44,474 plazas durante abril, el menor nivel en lo que va del año. Como lo hemos comentado anteriormente, es probable que los cambios a la Ley Federal del Trabajo que prohíben la contratación de personas bajo el esquema de outsourcing en determinados casos desincentiven la generación de empleos formales.

En más datos económicos, la inversión en maquinaria y equipo de febrero sorprendió al alza. Lo anterior, aunado a otro también sorpresivo dato de construcción que se había reportado anteriormente, generó un avance de 2.4% en la inversión fija bruta del mes. A pesar del buen dato, la inversión total aún registró una variación anual de (-)4.5%.

La buena noticia de la semana la dio la producción industrial, misma que ya recobró sus niveles prepandemia gracias al impulso brindado por las exportaciones manufactureras. Con todo y la volatilidad del sector automotriz, esperamos que la producción total se mantenga sobre una firme trayectoria de expansión gracias al sólido avance que registrará la economía norteamericana este año (6.5% estimado INVEX).

El evento más relevante fue, sin duda, la decisión de política monetaria de Banco de México. En línea con lo previsto, la tasa de interés de referencia se mantuvo en 4.0%. Sorpresivamente, el banco central finalmente reconoció que los riesgos inflacionarios se han sesgado al alza.

Del comunicado de Banxico obtuvimos dos afirmaciones. La primera: Banco de México sí está comprometido con el combate a la inflación tal como se mandata en la Constitución de nuestro país. La segunda, el siguiente movimiento en la tasa de interés de referencia será de alza. La gran incógnita es cuándo ocurrirá este aumento.

Por nuestra parte, anticipamos que éste se dará hasta 2022.

¿Qué esperar en los próximos días?

En comparación con la semana pasada, la información económica relevante de esta semana será menos numerosa.

En Estados Unidos destacan datos del sector residencial a abril. El consenso de analistas anticipa un avance de 2.7% m/m en los permisos de construcción y una caída de 2.0% m/m en los inicios de casas. A pesar del auge en la demanda por vivienda (principalmente fuera de las grandes ciudades por el tema de la pandemia), no descartamos que la actividad de este sector continúe mostrando volatilidad debido a los movimientos que muestran las tasas de interés de largo plazo norteamericanas.

Esta semana también destacan las minutas de la más reciente reunión de política monetaria de la FED. Habrá que analizar el lenguaje que se utilizó en cuanto se toque el tema de la inflación.

Los datos que probablemente serán más relevantes son los PMI manufacturero y de servicios a mayo. En el caso de Estados Unidos, se espera que éstos índices se ubiquen en 60.4 y 64.7 puntos, respectivamente. En cuanto a Europa, el consenso estima que las lecturas de estos índices podrían ubicarse en 62.5 y 52.4 puntos en cada caso. Ante la aceleración del proceso de vacunación en la zona Euro esperaríamos que el PMI de servicios comience a repuntar de forma más notoria.

En cuanto a México, sobresale la publicación del dato de ventas al menudeo de marzo.

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX
Ricardo Aguilar Abe on Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *