Reporte Semanal: Economía

 

 

Con base en estimaciones de la Reserva Federal, la economía de Estados Unidos podría crecer 6.5% en 2021 (4.2% estimado anterior). A esta cifra habría que agregar un impulso adicional del programa de infraestructura propuesto por Joe Biden en caso que éste se apruebe.


Mayor crecimiento en Estados Unidos representa buenas noticias para México. En un entorno donde no hay apoyos fiscales para empresas o personas ni un mayor endeudamiento por parte del Gobierno para salir de la crisis, el repunte de la economía norteamericana podría incentivar un incremento en los estimados de crecimiento para nuestro país.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX

La semana pasada:

La mayoría de los indicadores económicos de Estados Unidos han sorprendido por su buen desempeño. Ya sea por los beneficios distribuidos a través de los paquetes de ayuda fiscal o por la confianza que genera un acelerado proceso de vacunación, la economía norteamericana podría crecer más de lo previsto a inicios de este año.

En días recientes se conoció que los analistas del mercado anticipan un crecimiento cercano a 6% en 2021. El miércoles pasado, la Reserva Federal (FED) sorprendió al mercado al ajustar su estimado de 4.2% a 6.5%. No se descarta que esta cifra se ajuste al alza en las próximas previsiones que se darán a conocer en junio, sobre todo si se aprueba el programa de inversión en infraestructura que promueve el presidente Biden.

A mayor crecimiento, mayor inflación. Las expectativas del mercado continúan al alza e incluso la FED considera que el deflactor del gasto en consumo subyacente, el índice que más considera el banco central para analizar lecturas de inflación, podría ubicarse en 2.2% este año (1.8% estimado anterior). En caso del deflactor del gasto en consumo total (que incluye los precios de alimentos y energía), la tasa anual podría ubicarse en 2.4%.

El presidente de la FED ha reiterado en numerosas que una inflación por encima del objetivo de 2% no resulta preocupante siempre y cuando el promedio no exceda este nivel. Por otra parte, las tasas de interés de largo plazo se mantienen al alza e incluso hay analistas que advierten de un sobrecalentamiento de la economía norteamericana.

En Estados Unidos:

La información económica que se publicó la semana pasada fue mixta. En parte, los datos se vieron afectados por el paro temporal en la producción que ocasionó la onda fría en el sur de Estados Unidos.

La producción industrial registró una caída de (-)2.2% a tasa mensual en febrero. El componente más afectado fue el de minería (-5.4% m/m), pues algunas plataformas petroleras del Golfo de México cerraron a causa de las heladas. La producción manufacturera también se vio afectada por este fenómeno meteorológico (-3.1% m/). La generación de electricidad y gas aumentó 7.4% m/m. Después de esta breve crisis, anticipamos que la producción volverá a repuntar.

De hecho, los índices de las encuestas manufactureras de Nueva York y Philadelphia aumentaron en marzo (de 12.1 a 17.4 puntos y de 23.1 a 51.8 puntos, respectivamente). Si bien esta fue buena noticia, el subíndice de expectativas de inflación de la encuesta de Philadelphia repuntó de forma importante (de 54.4 a 75.9 puntos entre febrero y marzo).

Las ventas al menudeo registraron una caída de 3.0% a tasa mensual en febrero. Si bien esto fue un dato negativo, en enero éstas crecieron 7.0% m/m. En otras palabras, el movimiento de febrero probablemente sólo reflejó un ajuste temporal. Ya sea que los consumidores gasten el estímulo del gobierno (cheque de $1,400 dólares por beneficiario) ahora o después, las ventas se mantendrán al alza.

Los indicadores del sector residencial mostraron un ajuste importante que rompió una acelerada trayectoria alcista. Los inicios de casas cayeron 10.3% a tasa mensual en febrero después de una caída de 5.1% en marzo. Por su parte, los permisos de construcción retrocedieron 10.8% en el periodo.

Después de un fuerte repunte, los indicadores de vivienda comienzan a mostrar ajustes ante un incremento en las tasas de interés de largo plazo que eventualmente podría ejercer presión sobre otras tasas, incluyendo las de créditos hipotecarios.

En México:

Las cifras de oferta y demanda agregadas (-10% a tasa anual en 2020) confirmaron que la inversión fue la variable más afectada durante la pandemia. No obstante, cabe destacar que ésta ya mostraba una importante contracción incluso antes de la pandemia. Las perspectivas para el siguiente año son poco favorables debido a la desconfianza del sector privado para invertir.

El reciente ajuste al alza en los estimados de crecimiento para la economía norteamericana podría motivar una revisión en los pronósticos para México. El crecimiento del exterior será tan firme que no se descarta un importante beneficio sobre la industria manufacturera de exportación. Esto a pesar del reciente anuncio de dos principales armadoras de autos sobre el paro temporal en la producción por problemas de suministros.

La demanda interna podría mantenerse débil ante la baja recuperación de empleos y la falta de estímulos fiscales para personas físicas y morales.

¿Qué esperar en los próximos días?

En Estados Unidos, esta semana se publican más indicadores del sector residencial. El consenso del mercado anticipa una variación mensual de (-)2.8% en las ventas de casas existentes de febrero (0.6% m/m en enero). Por otra parte, se pronostica una contracción de 4.8% m/m en las ventas de casas nuevas del periodo.

Esta semana destaca la publicación de los índices PMI tanto de Estados Unidos como de Eurozona correspondientes a marzo. En el primer caso, se estiman lecturas de 59.5 y 60.1 puntos para los índices de manufacturas y servicios, respectivamente. En cuanto a la zona Euro, los estimados se ubican en 57.9 y 46.0 puntos, respectivamente. A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, la actividad en Europa se ha visto seriamente afectada por el lento proceso de vacunación y el rebrote en casos de COVID-19. De hecho, en Italia se han anunciado nuevas medidas de confinamiento estricto.

En más datos, esta semana se conocerá el ingreso y el gasto en consumo personal de abril. La tasa de ahorro de las familias norteamericanas se mantiene elevada debido a que el mercado laboral ha tardado en reactivarse. Desde que inició la pandemia, cerca de 9 millones de empleos en Estados Unidos aún no se han recuperado.

En México destaca la decisión de política monetaria de Banco de México. El mercado y los analistas parecen mostrar una fuerte división de opiniones. La tasa de interés de referencia se ubica en 4.0% y esperaríamos que el banco central la mantuviera en ese nivel.

De igual forma, esta semana se publica la inflación de la primera quincena de marzo. Anticipamos un avance de 0.24% q/q ante un incremento adicional en el precio de las gasolinas. Es probable que los precios de servicios comiencen a acelerarse pues, a pesar que aún no se vacuna a una parte importante de la población, un mayor número de personas ha salido a las calles. Nuestro estimado para la inflación subyacente se ubica en 0.25% q/q, su mayor nivel en lo que va de 2021.

Esta semana también se conocerán cifras de balanza comercial (déficit de -$241 millones estimado INVEX) y tasa de desempleo (4.5% estimado INVEX).

Declaraciones

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión ó estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido ó utilizado parcial ó totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado ó divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados ó las personas relacionadas con ellas, no serán responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX