Producción Industrial (Julio 2020)


El crecimiento de la producción se desacelera.

Puntos Relevantes:

    • Después de registrar un sólido aumento de 17.9% a tasa mensual al cierre del segundo trimestre, el Indicador Mensual de la Actividad Industrial (IMAI) creció 6.9% m/m en julio, cifra mayor a nuestro estimado (5.8% m/m). Considerando cifras originales, la tasa anual pasó de (-)16.7% a (-)11.3%.
    • Al interior del índice, los componentes de minería y construcción avanzaron 0.8% y 0.9% a tasa mensual, respectivamente. La actividad manufacturera aumentó 11.0% m/m, destacando los avances en la producción de bebidas y tabaco; productos textiles y prendas de vestir; equipo de transporte, así como accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica.
    • Hacia adelante, el crecimiento de la producción podría depender en gran medida del proceso de recuperación en Estados Unidos. De acuerdo con los más recientes consensos del mercado, después de registrar un crecimiento de alrededor de 5.0% trimestral en el periodo julio-septiembre, se estima que el PIB norteamericano crezca a una tasa trimestral promedio de 1.1% hasta el cierre de 2021. Sin duda, un bajo crecimiento en la economía de nuestro principal socio comercial repercutiría sobre la actividad industrial del país.
    • Nuestro estimado para la caída del PIB de México en 2020 se mantiene en (-)9.3%. No descartamos que la mediana del consenso de analistas del mercado (actualmente en -9.9%) se ajuste al alza ante ya varias sorpresas positivas que confirman una recuperación importante de la actividad económica, al menos en el corto plazo.

Evolución reciente y estimados

Después de caer entre marzo y mayo (destacando la contracción de -25.9% mensual de abril), la producción registró sólidos avances en junio y julio (17.9% m/m y 5.8% m/m, respectivamente). A pesar de estos aumentos, el IMAI se mantiene considerablemente por debajo de los niveles registrados antes de la crisis. La tasa anual fue (-)11.3% en julio.

En línea con nuestras expectativas, la construcción volvió a frenarse a pesar del proceso de reapertura económica (0.9% m/m). Como lo hemos comentado en reportes anteriores, este sector registraba una marcada debilidad desde antes de la emergencia sanitaria y difícilmente podrá recuperarse si no se establecen bases más concretas para generar inversión en el país. De hecho, no descartamos que la construcción registre tasas mensuales negativas hacia el cierre del año.

La minería registró un avance prácticamente nulo (0.9% m/m). De acuerdo con cifras recientes, la producción de crudo de Petróleos Mexicanos se ubicó en su nivel más bajo en cuatro décadas (alrededor de 1.6 millones de barriles diarios en julio) y no se anticipa un repunte significativo en la producción a pesar de la fuerte cantidad de recursos que se inyectarán a la paraestatal el próximo año.

También en línea con nuestras expectativas, la recuperación de la actividad industrial en México se debió a las manufacturas, principalmente las que se exportan a Estados Unidos (textiles, productos metálicos y componentes eléctricos). Con excepción del subíndice de productos derivados de petróleo y carbón (-20.4% m/m), todos los subíndices de manufacturas mostraron aumentos respecto a junio, destacando el avance del componente de equipo de transporte (25.8% m/m).

Además de la producción industrial, otros indicadores de actividad económica continúan sorprendiendo por su buen desempeño. Si bien lo anterior mejora las perspectivas de corto plazo (no descartamos un ajuste al alza en la mediana de la variación estimada para el PIB de este año), la debilidad de la economía interna podría contrarrestar el impulso que brinda la recuperación global.

De hecho, a juzgar por los más recientes estimados de crecimiento para Estados Unidos, el impulso que proviene del exterior podría moderarse a partir de septiembre. Esto sin duda podría restar tracción al proceso de recuperación en México. Nuestros estimados para la variación del PIB en 2020 y 2021 se mantienen en (-)9.3% y 2.9%, respectivamente.

La información contenida en este reporte proviene de fuentes consideradas como fidedignas, sin embargo no se considera completa y su precisión no es garantía, ni representa una sugerencia para las decisiones en materia de inversión. Ni el presente documento, ni su contenido, constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones, ni pueden servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Cualquier opinión o estimación contenida en este reporte constituye el punto de vista de los analistas de INVEX Grupo Financiero S.A. de C.V. a la fecha de publicación y puede estar sujeta a cambios sin necesidad de previo aviso. INVEX, Grupo Financiero no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios ni de actualizar el contenido del presente documento. Este reporte es propiedad de INVEX Grupo Financiero y no puede ser reproducido o utilizado parcial o totalmente por ningún medio, ni ser distribuido, citado o divulgado sin previo consentimiento de la Dirección de Análisis de INVEX Grupo Financiero. INVEX Grupo Financiero, sus subsidiarias, empresas afiliadas, empleados o las personas relacionadas con ellas, no serán La producción industrial registró una caída de (-)30.7% a tasa anual en mayo. La producción manufacturera retrocedió (-) 37.1% a/a, seguida de la construcción (-36.3% a/a), el componente de electricidad, agua y gas (-13.1%) y la minería (- 5.9% a/a). Considerando cifras desestacionalizadas, la producción total cayó (-)1.8% a tasa mensual en mayo después de una fuerte contracción de (-)25.2% m/m en abril. Por componente, la minería cayó (-)3.0% m/m; la electricidad, gas y agua (-) 10.2%; la construcción total (-)1.3% m/m a pesar del aumento de 1.7% m/m en el rubro de edificación, y las manufacturas (-)0.3% m/m. Después de haber caído tan fuerte en abril era muy probable observar una contracción más moderada de la producción en mayo. A partir de junio esperamos observar tasas mensuales positivas, si bien no lo suficientemente altas para observar un cambio de tendencia. En general, las perspectivas para la industria nacional son negativas y no sólo por el desplome de la demanda y una lenta recuperación económica en México. La reactivación de la industria norteamericana aún no es significativa (el menos en la parte de datos duros) y habrá que estar atentos al flujo de información. La más reciente ola de contagios de COVID-19 en la Unión Americana genera riesgos a la baja para nuestros pronósticos macroeconómicos. No anticipamos un confinamiento tan estricto como el observado en los primeros meses de la pandemia, ya que los costos son muy grandes. Por otra parte, también es factible que las medidas para contener el virus sean severas si el sistema de salud corre el riesgo de saturarse. Por ahora mantenemos el estimado de (-)9.3% para la variación del PIB real de México en 2020 y un aumento de 2.9% en 2021responsables de daños y perjuicios de cualquier tipo que pretendan imputarse por el uso de esta publicación. INVEX Grupo Financiero, busca tener negocios con compañías y/o valores mencionados en este reporte. Como resultado, los inversionistas deben tomar en cuenta que la compañía, pudiera tener conflictos de interés que afectan la objetividad de este reporte. Los inversionistas deben considerar este reporte como un factor individual dentro de la toma de decisiones de inversión. El inversionista que tenga acceso a este documento debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión, su posición financiera o su perfil de riesgo, por lo que deberá procurarse el asesoramiento específico y especializado que considere necesario. Reporte para fines meramente informativos. Información adicional disponible bajo solicitud.

Ricardo Aguilar Abe
Economista en Jefe | INVEX